Ayer presenté mi nuevo libro: una novela corta satírica titulada La conquista de la tecnología. Tres años después de haberla escrito y a miles de kilómetros de mi país, Madrid fue el escenario principal de su lanzamiento. Cualquiera pensaría que el proceso llegó a su culminación, pero sucede todo lo contrario, pues apenas ahora llega a las manos de los lectores que le darán vida. La nueva aventura recién comienza.


Esta novela parte de la siguiente pregunta: ¿qué sucedería si todos los textos del mundo se encontraran en una misma plataforma electrónica, listos para ser consultados por cualquier persona desde cualquier lugar y en cualquier momento? Libros, periódicos, revistas, documentos antiguos… Aquello cada vez parece más cercano y, por lo tanto, representa tanto nuevas oportunidades como nuevos peligros. El cuestionamiento constante a lo largo de la novela es cómo reaccionaría la sociedad ante una situación de este tipo, especialmente cuando llegara el momento de plantearse nuevas preguntas: ¿y si ya no fuera necesario imprimir nada nunca más?, ¿y si nos deshiciéramos de todo lo que ha sido impreso hasta ahora?


En La conquista de la tecnología me he aventurado a usar la sátira para jugar con el proyecto de la Biblioteca Digital Universal, retratando episodios de sesuda discusión en la Organización de los Países Unidos, largas reflexiones de seudocríticos y seudointelectuales, manifestaciones de los sectores sociales que siempre están inconformes y la reacción de los ciudadanos comunes. Una novela, me gusta decir, para reír y llorar simultáneamente.


Escribí este libro en 2015; el proceso ha sido largo y sumamente enriquecedor. En manos de los editores de Thyrso Editorial —José Nava, Daniel Moreno y Angélica Retana—, este texto tomó una forma que nunca sospeché, comenzando por que adquirió la forma de un libro ilustrado. Con las imágenes de Jorge Mendoza, se creó una narrativa gráfica alterna que cuenta la misma historia de otra manera.


El entusiasmo de Thyrso y los grandes resultados de este proceso permitieron que el libro llegara a tierras españolas hace unos días, listo para ser presentado en el Centro Juvenil Villa Vallecas del Ayuntamiento de Madrid, que acogió la iniciativa con enorme gusto. Con la introducción de Angélica Retana y el comentario de Raúl Asencio (editor de la revista Temblor), La conquista de la tecnología dejó de ser exclusivamente mía para conocer a otros lectoreshttps://temblorpoesia.com.


Presentar un nuevo libro es uno de los momentos más emotivos y de mayor orgullo en la vida de cualquier autor. Haberlo hecho tan lejos de casa y, a pesar de ello, acompañado por personas que aprecio de verdad, lo convierte en una experiencia entrañable que nunca olvidaré. Las buenas noticias, además, siguen sumándose, pues además de la distribución en librerías, la novela tiene su versión electrónica disponible en Amazon para ser descargada en cualquier rincón del mundo. Por si fuera poco, Thyrso y yo hemos sido invitados a presentar La conquista de la tecnología nada menos que en el Fondo de Cultura Económica de Madrid este jueves 13 de diciembre. Será para mí un verdadero orgullo presentar mi novela en aquel lugar tan significativo.


Es un despegue asombroso para cualquier libro y, como decía al inicio, esto es apenas el comienzo de una nueva aventura. Todos, por supuesto, están invitados a formar parte de ella.