Habent sua fata libelli, es decir, los libros tienen su destino, muchas veces insospechado por su autor, que tan pronto como entrega el texto, deja de ser su propietario único. Yo no imaginaba tantas cosas que le sucederían a mi novela La conquista de la tecnología, sobre todo que fuera vendida en otros países y que fuera usada en escuelas.


En medio de clases de Historiografía Universal en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, conocí las teorías de autores como Roger Chartier y los...

Read more